Sobrescribir enlaces de ayuda a la navegación

Cómo hablar sobre los venenos

El veneno no es un tema del que la gente hable a menudo, pero debería hablar sobre esto. La mejor forma de prevenir un envenenamiento es aprender y hablar sobre los riesgos antes de que ocurra una emergencia.

Qué decir

  • Nunca llame al medicamento “dulce”, ya que puede confundir a los niños.
  • Las personas usan varios productos que tal vez no consideren tóxicos. Recuerde a la gente que determinados productos de uso diario pueden ser peligrosos.
  • Explíqueles que algunos venenos, como el monóxido de carbono, no pueden verse ni olerse, pero aún son peligrosos.
  • Asegúrese de que todos sepan qué hacer si ocurre un envenenamiento: Llame inmediatamente a la línea gratuita de ayuda por envenenamiento (1-800-222-1222), que lo conecta con su centro local de información toxicológica.

Cuando hablar sobre la prevención de envenenamientos

Puede abordar el tema de prevención de envenenamientos en cualquier momento: durante la cena con la familia, al llevar a los niños a las prácticas de fútbol, al hablar con adultos mayores sobre sus medicamentos, en reuniones de padres con maestros y en otros eventos comunitarios. A continuación, citamos algunos ejemplos de momentos en los que puede hablar sobre envenenamientos.

En el trabajo

Recuerde a los colegas que trabajan al aire libre sobre el uso de vestimenta de protección al utilizar productos en aerosol. Hable con el departamento de recursos humanos sobre la distribución de información sobre el envenenamiento y cómo protegerse en el trabajo. Visite la sección de Recursos para obtener información o solicitar material del Centro de información de HRSA.

Proveedores del cuidado de la salud

Si es un proveedor del cuidado de la salud, use cada visita del paciente como una oportunidad para educar sobre la prevención de envenenamientos. Recuerde a los pacientes que deben comunicarse inmediatamente con la línea de ayuda por envenenamiento al 1-800-222-1222, que lo conecta con su centro local de información toxicológica, si piensan que alguien puede haberse envenenado, incluso si no están seguros de ello.

Pregunte a los pacientes en cada visita cómo guardan sus medicamentos y si tienen problemas para diferenciarlos. También puede colocar el Folleto de la línea de ayuda por envenenamiento en las salas de espera y así ayudar a que los pacientes aprendan lo que pueden hacer.

Limpieza

Durante la limpieza de primavera, anime a su familia a encender los ventiladores y abrir las ventanas cuando se usan productos químicos. Pida a quienes están en su hogar que mantengan todos los productos en sus envases originales. No use recipientes para alimentos (como tazas o botellas) para guardar los productos de limpieza del hogar y otros productos o sustancias químicas.

Festividades

Durante las festividades, recuerde a los niños por qué es importante que un adulto revise todos los dulces de Halloween antes de comerlos. Asimismo, durante la temporada de invierno, coménteles a sus amigos que deben mantener el muérdago en un lugar donde los niños pequeños y las mascotas no puedan alcanzarlo.

Semana Nacional de Prevención de Envenenamientos

Durante la Semana Nacional de Prevención de Envenenamientos (durante la tercera semana de marzo de cada año), colabore con su centro local de información toxicológica para ayudar a educar a su comunidad sobre los riesgos de envenenamiento y qué hacer al respecto. La Agenda de la Semana Nacional de Prevención de Envenenamientos provee información sobre cómo puede lograr esto. Considere agregar un enlace en su sitio web o el de su empresa, blog personal o página de Facebook y destaque algunos datos generales sobre el envenenamiento que haya aprendido de este sitio web.

¡Llame por ayuda!

Recuerde, si sospecha que usted o alguna persona que conoce se ha envenenado, llame inmediatamente a la línea gratuita de ayuda por envenenamiento (1-800-222-1222), que lo conecta con su centro local de información toxicológica.