Sobrescribir enlaces de ayuda a la navegación

Consejos de invierno

Los siguientes consejos son principalmente para la temporada de invierno, pero téngalos en cuenta durante todo el año. 

Muchas personas piensan que las poinsettias (Flor de Pascua) y los cactus de navidad son venenosos, y no lo son, pero el muérdago debe mantenerse en un lugar donde los niños y las mascotas no puedan alcanzarlo. A continuación, señalamos algunos peligros que deben tenerse en cuenta durante el invierno:

Anticongelante

  • El anticongelante es un líquido venenoso que se utiliza en los automóviles. Tiene sabor dulce. A los niños y a los animales les gusta su sabor.
  • Incluso si se ingiere un poco, puede ser peligroso. Puede dañar los riñones y causar la muerte.
  • Mantenga el anticongelante y todos los productos químicos en sus propios envases. Ciérrelos herméticamente. Guárdelos en un armario cerrado.
  • Antes de desechar un envase de anticongelante, lávelo con agua. Vuelva a colocar la tapa de seguridad. Coloque el envase en la basura.

Sal para eliminar nieve

  • Si ingerida, la sal que se usa en las entradas para automóviles y las aceras durante el invierno puede provocar daños a los niños o mascotas.
  • Guarde esa sal con otros productos tóxicos. Manténgala fuera del alcance de los niños y mascotas, y guárdela en un armario cerrado.

Mercurio

  • Evite usar termómetros de mercurio de vidrio.
  • Un termómetro de vidrio puede romperse en la boca de un niño.
  • Use un termómetro digital para evitar el riesgo de que el vidrio se rompa.
  • Permanezca con los niños cuando les tome la temperatura.
  • El mercurio es un residuo peligroso. El mercurio derramado debe limpiarse adecuadamente. Llame a la línea de ayuda por envenenamiento (1-800-222-1222), o al departamento de salud local para solicitar orientación.

Monóxido de carbono (CO)

  • El monóxido de carbono (CO) es la principal causa de muerte por envenenamiento. Cada año, el envenenamiento por CO provoca centenas de muertes y causa centenas de enfermedades.
  • El CO es un gas tóxico. No tiene color, olor ni sabor. Todos los artefactos que usan combustible generan CO, principalmente cuando no funcionan correctamente, o no se utilizan en un espacio ventilado. El CO puede acumularse en áreas cerradas.

Algunas fuentes de CO son:

  • calefactores de gas
  • calentadores de agua a gas
  • estufas a gas
  • hornos de gas
  • calentadores ambientales a kerosene
  • chimeneas a leña y gas
  • hornos a leña
  • generadores de energía
  • motores de vehículos

Las personas con mayor riesgo de envenenarse por CO son:

  • mujeres embarazadas
  • bebés
  • niños pequeños
  • adultos mayores
  • personas con enfermedades que afectan la respiración
  • personas con enfermedades cardíacas

Los síntomas de envenenamiento por CO son similares a los síntomas comunes de gripe y algunos virus durante climas fríos:

  • dolor de cabeza
  • náuseas
  • vómitos
  • mareos
  • confusión

Para prevenir el envenenamiento por CO en su casa:

  • Tenga al menos una alarma de CO en su casa. Los mejores lugares para colocar una alarma de CO son cerca de los dormitorios y los calefactores.
  • Haga revisar su sistema de calefacción, ventilaciones y chimenea por expertos todos los años.
  • Siempre siga las instrucciones del producto para la instalación y reparación de artefactos que usan combustible.
  • Nunca queme carbón en una casa o un garaje.
  • Nunca use un horno a gas para calentar la casa o el departamento.
  • Nunca use artefactos que usan combustible sin salida al exterior en una casa o departamento.
  • Nunca haga funcionar el auto en un garaje cerrado.
     

¡Llame por ayuda!

Recuerde, si sospecha que usted o alguien que conoce se ha envenenado, llame inmediatamente a la línea gratuita de ayuda por envenenamiento (1-800-222-1222), que lo conecta con su centro local de información toxicológica.