Sobrescribir enlaces de ayuda a la navegación

Centros de información toxicológica

Todos los días del año, las 24 horas del día, los 55 centros de información toxicológica del país ayudan con emergencias por envenenamiento y brindan información para ayudar a prevenir los envenenamientos. Puede comunicarse con expertos en envenenamiento especialmente capacitados de estos centros –enfermeros, farmacéuticos y médicos– llamando a la línea gratuita de ayuda por envenenamiento (1-800-222-1222), que lo conecta con su centro local de información toxicológica.

Más del 70 por ciento de las personas que llaman a un centro de información toxicológica obtienen la ayuda por teléfono sin necesidad de ir al médico o al hospital.1 Incluso los profesionales del cuidado de la salud que buscan recomendaciones para el tratamiento de sus pacientes consultan con los expertos del centro de información toxicológica o; estos representan aproximadamente el 16 por ciento de todas las llamadas.2

Los centros de información toxicológica:

  • Brindan ayuda en caso de una emergencia por envenenamiento, que a menudo puede resolverse por teléfono, en vez de llamar al 911 o visitar la sala de emergencias
  • Dan recomendaciones a los profesionales del cuidado de la salud y al público general
  • Proporcionan materiales educativos para el tratamiento y la prevención de envenenamientos, incluso información sobre la Semana Nacional de Prevención de Envenenamientos 
  • Proporcionan una recopilación de datos en tiempo real que ayuda a detectar las emergencias de salud pública
  • Brindan ayuda gratuita y confidencial, con servicio de interpretación disponible en 161 idiomas. El servicio está disponible en todos los Estados Unidos y diversos territorios.

Los centros de información toxicológica del país operan localmente y son financiados por una combinación de fuentes estatales y privadas, así como por los fondos federales estipulados por el Congreso.1 Siempre son respaldados por un hospital o una universidad.

Historia del centro de información toxicológica3

La idea del centro de información toxicológica se originó de una secretaria a tiempo parcial de la Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics) a principios de la década de 1950. Llamó a los hospitales en Chicago para saber por qué los niños fueron a la sala de emergencias con determinados problemas. ¿Qué habían comido? ¿Qué bebieron?

En ese momento, las empresas no necesitaban informar mucho a la gente sobre los ingredientes de sus productos. La secretaria preguntó a las empresas qué ingredientes de sus productos podrían estar enfermando a los niños. Luego, pidió a un grupo de profesionales médicos que establezcan pautas para los tratamientos. Cuando los médicos tenían consultas, la llamarían a ella, y ella les leería la recomendación médica de las tarjetas con anotaciones.  

Poco después, el Ministro de Salud de los Estados Unidos (U.S. Surgeon General) solicitó copias de sus 1.000 fichas para enviarlas a los departamentos de salud de todo el país. Fue así que se fundó el primer centro de información toxicológica, y la idea se propagó por todo el país.


1 American Association of Poison Control Centers: About Poison Control Centers

2 Bronstein AC, Spyker DA Cantilena LR, Green JL, Rumack BH, Giffin SL. 2008 Annual Report of the American Association of Poison Control Centers’ National Poison Data System (NPDS): 26th Annual Report. 2009. Clinical Toxicology (2009) 47, 911–1084.

3 National Conference of State Legislatures

4 American Association of Poison Control Centers

5 National Poison Prevention Week Council

6 U.S. Centers for Disease Control and Prevention

Cronología

1953: Apertura del primer centro de información toxicológica de los Estados Unidos4

1958: Fundación de la Asociación Americana de Centros de información toxicológica (American Association of Poison Control Centers)5

1961: Establecimiento de la Semana Nacional de Prevención de Envenenamientos por parte del Congreso6

2002: Introducción de la línea gratuita de ayuda por envenenamiento, 1-800-222-1222, que lo conecta con su centro local de información toxicológica.